Juicio Político Inconstitucional

En su reciente discurso de inauguración del año judicial, el Presidente de la Corte Suprema, calificó como un  atentado, ciertamente ilegítimo, a la independencia del  Poder Judicial,  la  acusación constitucional que un sector de la Cámara de  Diputados presentó contra tres  ministros del máximo Tribunal,  imputándoles para ello haber  incurrido en  notable  abandono de  sus deberes, causal ésta  suficiente  para destituirlos.

Aunque en definitiva la votación de la Cámara  rechazó esta acusación (por una muy leve mayoría) es incuestionable que este  procedimiento  acusatorio  significó incurrir  en un grosero  fraude a la  Constitución en cuyo Art 76 se lee que  el Congreso no podrá “revisar los fundamentos o contenidos” de las sentencias que dicten los jueces,  para resguardar  estrictamente  la independencia  del Órgano Judicial. Pero los diputados acusadores,  torcidamente, utilizaron como causal para iniciar este  procedimiento  acusatorio la única que permite la  Carta  Fundamental, consistente en  incurrir  los jueces  en  “notable  abandono de  sus deberes”,  inexistente en este  caso, pero  suficiente  para  encubrir la verdadera razón que tenia  este sector político para buscar la destitución de los ministros, que era  su absoluta  disconformidad  con los  fundamentos  y el contenido de la sentencia que ellos habían dictado.

En resguardo de la Constitución,  y para evitar  tan groseras  infracciones  al propio   Estado de  Derecho,  sugiero que se debe  considerar,  tal como  sucede en otros países  democráticos, una  pronta  reforma  a la Ley Orgánica del Congreso Nacional que disponga,  cada  vez que el acusado en un  juicio  político objete la  constitucionalidad del procedimiento por una o más infracciones a la  Constitución,  se  suspenda  este juicio para entregar al Tribunal Constitucional,  órgano con las  atribuciones  y el peso jurídico para  decidir en derecho,  resolver  si se ha incurrido  o no en una infracción a la ley Suprema del Estado.

Si existe tal infracción,  el juicio político se termina.

Gustavo Cuevas  Farren

Profesor  Derecho Constitucional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *