“Porqué voté Sí”

Diversos  artículos de  opinión, con agresividad  y reiteración, imputan a quienes  votamos por el Si en el Plebiscito  del 5 de Octubre  de 1988 el pecado de haber  decidido apoyar la continuidad de  un dictador violador contumaz  de  los derechos humanos.

Para contribuir a  una reflexión más seria y profunda en relación  con esta materia, me atrevo  a exponer  las razones por las cuales vote Sí en esa ocasión, decisión en la que no estoy  ni estaré  arrepentido; enumero estas razones:

1. El  Gobierno   militar asumió la   responsabilidad de gobernar un país cuya  democracia había sido demolida sistemáticamente por un régimen  que  fundado  rigurosamente  en los postulados del  marxismo-lenilismo  pretendía reconstruir  nuestro sistema económico  e  institucional  según  el modelo cubano- castrista , que entonces era el  ejemplo a ser  imitado.

2. A  la fecha del  plebiscito  de 1988, el sistema institucional se  había  modernizado  según los valores de la cultura cristiano-occidental (Constitución  de  1980) y la opción por una economía libre y  abierta  al intercambio ya generaba un  crecimiento  económico del que se  beneficia Chile hasta el presente. Es decir, el Gobierno militar, ciertamente conducido por el General Pinochet, había demostrado seriedad y eficiencia en esta  verdadera “reconstrucción” del país.

3.Existía  un serio y preciso itinerario Escrito en la  Constitución de 1980 que nos  situaba en la  ruta hacia el  restablecimiento pleno  del sistema  democrático, itinerario que se cumplía rigurosamente  como  lo comprueba la realización  del plebiscito de 1988, previsto y  fijado  en este itinerario. Es decir, y cómo  efectivamente ocurrió,  la normalidad democrática se instalaría en 1990 con la vigencia plena de nuestra Carta Fundamental, cualquiera  hubiere sido el resultado plebliscitario.

4.En suma,  al que  escribe estas líneas le interesaba que este proceso de estabilidad y progreso  continuara  desarrollándose  bajo la conducción  y autoridad de quien , inobjetablemente,  había liderado esta exitosa modernización institucional  y económica,  fundamento y antecedente directo del progreso que como sociedad hemos alcanzado en el presente.

5. Sobre el tema de la violación a los derechos humanos, y sin olvidar ni desconocer el respeto irrestricto que éstos éxijen , recuerdo que  en el contexto y realidad de la crisis que  nos legó el Gobierno de la Unidad Popular, incluyendo en ella la violencia política que fue su principal componente, la evaluación ética sobre las presuntas  responsabilidades  directas del General Pinochet en esta materia debe ser hecha  con rigurosidad y lejos de las  imputaciones que utilizan hoy, con reiteración y preferencia, sectores ideológicos  herederos nostálgicos  del  fracasado  intento totalitario iniciado en 1970.

 

Gustavo Cuevas Farren

Abogado y Profesor Universitario.

2 Respuestas

  • Valiosa contribución para que no se pierda de vista la historia real y fidedigna que se esconde reduciéndola solo al tema de los derechos humanos.
    Ganará el Si o el No de todas maneras estábamos en la trayectoria trazada en Constitución plebiscitada en 1980 para volver a la normalidad democrática.

  • Gustavo tiene toda la razón al mantener su posición en favor del “Sí”: El contexto era que Chile era el país donde todo el mundo tenía los ojos puestos para detectar violaciones a los derechos humanos, de modo que es absurdo sostener que su gobierno, sujeto a esemejante vigilancia, pudiera patrocinar una “política de violación sistemática” de tales derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *