En Afganistán se reanuda la violencia

Los atentados de las últimas semanas se han multiplicado en Afganistán, y nada indica que podrían cesar. El foco de atención mundial ha vuelto a fijarse en ese país, hoy en pleno caos, y sin encontrar alguna vía de solución, tanto interna como internacional. A pesar de que desde el 2001, los sucesivos gobiernos parecieron lograr un mayor control sobre los variados grupos en pugna, el actual Presidente Ashraf Ghani, debe afrontar una nueva escalada violentista, que dejó más de 2000 muertos el 2017, y aumentan este año. No sólo actúan los conocidos Talibanes, que por tantos años controlaron vastos territorios, sino que han resurgido otros movimientos representados por los llamados “Señores de la Guerra”, originados en poderosas tribus y etnias, que se combaten continuamente, desde siempre. Resulta difícil saber con certeza quien es el verdadero autor de los recientes atentados, que igualmente se atribuye ISIS. Buscan, entre otros objetivos, controlar ricos territorios mineros, así como un tráfico ilegal de drogas que se expande y produce enormes ganancias, que se ocupan, sobre todo,  en más armas y más guerra.

Tanto los Estados Unidos, como China y Rusia han procurado ponerse de acuerdo y encontrar soluciones negociadas, reflejadas en consultas internacionales bajo el mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y también han visitado el país, sosteniendo reuniones con sus autoridades. Sus resultados han sido escasos, si bien constituyen un punto en que tales potencias han logrado mayores coincidencias, dentro de sus muchas divergencias. Otro tanto ha hecho la Unión Europea, que adoptara una larga Resolución en apoyó al Grupo de Coordinación Cuadrilateral, compuesto por Estados Unidos, China, Pakistán y Afganistán. Un acuerdo en que se analizó la situación afgana, más como diagnóstico que traducida en soluciones de fondo. A manera de paliativo, ha decidido aumentar el número de militares entre 13 a 16 mil efectivos.

Las consecuencias para la región son muy variadas. Se ven amenazados países como Taykistán, Uzbequistán y Trukmenistán, vecinos. Lo mismo vale para Pakistán, y sus consecuencias para India, ambos confrontados política y religiosamente. Y debemos mencionar al otro vecino, Irak, empeñado en materializar definitivamente, la derrota y expulsión de los terroristas de ISIS. Diezmados y expulsados de los territorios que controlaban, pero todavía lejos de verse extinguidos. Lo grave es que podrían encontrar en Afganistán, no sólo refugio, sino que una manera de reagruparse y reclutar nuevos adherentes. Los Talibanes son sus enemigos y aseguran que podrían derrotarlos definitivamente, pero el precio sería muy alto, y volverían a dominar el país, imponiendo sus rígidas normas a mujeres y niños, como ha sido tradicional, tal y como lo aplican en las zonas en que han podido establecerse nuevamente en las recientes semanas. Tampoco debemos olvidar otros actores, como Irán y los desafíos que representa, sobre todo para Estados Unidos, con la administración de Trump, mucho menos contemporizadora y tolerante que la de su antecesor. Ha prometido aumentar su presencia militar en Afganistán.

Samuel Fernandez Illanes

Fuente: Diario La Tercera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *