Órdenes de partido I

Señor Director:

Si en un Estado de Derecho ninguna persona natural o jurídica puede encontrarse por encima de la ley, mucho menos pueden pretender estarlo los partidos políticos, en especial por el importante papel que les corresponde cumplir en un sistema democrático constitucional.

Lo anterior a propósito de la pretensión de la directiva de la DC, aparentemente con el aval del Tribunal Supremo de esa colectividad, de sancionar al senador Adolfo Zaldívar por no haber acatado dócilmente una orden de partido relativa a la votación en el proyecto sobre recursos para el funcionamiento del Transantiago.

Este hecho es de significativa gravedad jurídico- institucional no tan solo porque la respectiva Ley Orgánica Constitucional prohíbe categóricamente dichas órdenes (Art. 32), sancionando duramente a las directivas que infrinjan la prohibición (Art. 49), sino que lo es fundamentalmente porque si en definitiva dicho senador fuere sancionado, tal decisión estaría en contradicción flagrante con uno de los principios esenciales contemplados como Base de la Institucionalidad en el Art. 5 de la Carta Fundamental. Según esta norma, es el pueblo, actuando a través de su cuerpo electoral, el único al que le corresponde ejercer la soberanía del Estado mediante su participación en las elecciones generales, entre éstas las de parlamentarios; y consiguientemente, un senador electo es también depositario de la soberanía que el pueblo (ciudadanos electores) le ha confiado para que tome decisiones en el campo de sus funciones con apoyo en su criterio técnico o ético, y buscando siempre satisfacer las exigencias del bien común.

Es decir, es de toda lógica que las órdenes de partido no son conciliables con este principio institucional básico, y es obvio también, siguiendo la argumentación anterior, que el partido del senador Zaldívar y su Tribunal Supremo pretenden arrogarse un poder soberano que solamente puede ejercer su único titular, el pueblo.

Gustavo Cuevas Farren

Abogado y Profesor de Derecho Constitucional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *