Un estudio serio y penetrante

“De Portales a Pinochet”, es el título del libro que acaba de publicar el profesor universitario Bernardino Bravo Lira, conocido sobre todo por su estudio “Régimen de gobierno y partidos políticos en Chile 1924-1973”, editado algunos años atrás.

El tema central de esta nueva obra no puede ser más actual: toda ella gira en torno a la trilogía Presidente, Parlamento y Partidos Políticos, debiendo destacarse que el autor no se limita a desarrollar los aspectos constitucionales y legales de esta realización problemática. Quizás lo más interesante de su obra es el análisis de las situaciones de hecho y de lo que él llama factores extraconstitucionales; desde este ángulo se percibe la real importancia que tuvieron en la evolución institucional chilena las prácticas, ya sea en el ejercicio de los poderes presidenciales, en el funcionamiento del Congreso o en la acción de los partidos. Entre estas prácticas se cuentan desde las listas oficiales para las elecciones de tiempos de Portales, hasta los resquicios legales bajo Salvador Allende; los resquicios, por ejemplo, incluso se remontan a la segunda presidencia del general Ibáñez (1952-1958), pero en uno y otro caso se usaron de una manera enteramente opuesta.

El autor también destaca el papel que les cupo a los partidos políticos en la evolución institucional: gracias a ellos, según él, se transformó el Estado autoritario de Portales en un Estado liberal parlamentario, y gracias a ellos, además, pudo estabilizarse y subsistir la Constitución de 1925, a pesar de que fue dictada e impuesta contra el sentir de estas colectividades.

Creo conveniente agregar que esta obra también incluye un capítulo relativo a la evolución institucional de los países hispanoamericanos, de España y de Portugal, durante 1811-1890; a través de este análisis comparativo el profesor Bravo pretende, en lo que constituye un esfuerzo bastante original, reconocer donde está la verdadera originalidad de nuestra patria y de su correspondiente realidad institucional.

En suma, puedo asegurar a los lectores de esta columna que se trata de un estudio serio y penetrante que facilita la comprensión de nuestra historia política y de sus lecciones.

Gustavo Cuevas Farren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *