Designación que agradezco

S.E. el Presidente de la República ha designado a este columnista para que se desempeñe como subrogante del señor Ministro del Interior en la presidencia del Consejo Económico y Social.

Esta decisión del Jefe de Estado, avalada por la confianza del señor Ministro del Interior, quien es el titular en la presidencia de este organismo asesor, compromete muy hondamente el sentir patriótico de este colaborador que últimamente ha participado, por la vuelta a la plena normalidad democrática, en la redacción de los anteproyectos de leyes orgánicas constitucionales de carácter político, en especial de aquellos relativos a los partidos políticos y al Tribunal Calificador de Elecciones.

Esta designación será una nueva ocasión que tendrá este columnista para adherir en forma muy sincera a los postulados filosóficos que dieron origen al Gobierno Militar en septiembre de 1973 y que están consignados en la Declaración de Principios de marzo de 1974, pues considera que la participación social en la solución de los grandes problemas socioeconómicos que afectan a la ciudadanía no puede estar al margen de las decisiones que la autoridad debe adoptar en cumplimiento de su finalidad de promover el bien común general del país.

Es por esta razón que el nuevo encargo de S.E le hace a este servidor, constituye un desafío tendiente a lograr en los diversos sectores de la comunidad que tienen representación directa en el Consejo y en aquellos que no se sienten respaldados por este organismo, un consejo que posibilite el acuerdo de voluntades en materias fundamentales de orden socioeconómico. Lo anterior permitirá, también, hacerles presentes a las autoridades gubernamentales las necesidades más apremiantes que agobian a la masa ciudadana y la forma más adecuada de satisfacerlas, para que en orden, paz y justicia el pueblo de Chile se encauce por la senda del progreso y bienestar que todos anhelamos.

Desde estas columnas formulo un llamado a aquellas personas que, al igual que yo, se sienten con un deber de conciencia por contribuir a la auténtica reconstrucción de Chile, para que desinteresadamente aporten sus ideas y sugerencias a fin de lograr el entendimiento que constituya el puente de unión de esta familia en que se cimienta la célula básica de nuestras grandes tradiciones democráticas.

Quienes me conocen podrán estar ciertos de que pondré lo mejor de mi espíritu y de mi tiempo para atender las obligaciones que me imponen estas altas responsabilidades. Y respecto de aquellos que semanalmente siguen estos comentarios, espero no defraudarlos y estar en permanente contacto con ellos, a fin de poder serles útil en la búsqueda de las soluciones idóneas a los problemas que debemos recomendar sean resueltos de la mejor manera posible.

A mis compañeros del Consejo Económico y Social les pido colaboración y esfuerzo en el cumplimiento de las tareas que se nos encomendaron, con el propósito de resolverlas como se merecen nuestros mandantes.

Confiado en el porvenir de la patria, asumo esta tarea con optimismo, vocación y entrega, de manera de contribuir con lo mejor de mi existencia a la consolidación de la institucionalidad que el país se forjó el 11 de septiembre de 1980.

Gustavo Cuevas Farren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *